6 dic. 2012

Discusión geométrica



Pieza cómica en verso en un acto
Se levanta el telón. Sobre una superficie plana se encuentran un cilindro, un cono y una esfera
CONO (Dirigiéndose a la esfera con indignación).- A mí, que soy un cono muy lindo, me ha insultado hoy un cilindro en desafiante tono. Tan grande resulta mi enojo, que debes admitir, esfera, que el cilindro desespera y  mi vértice está rojo.
ESFERA (Pensando para sí).- Como yo soy una esfera, el orden he de imponer. Tan solo debiera poder que ese cilindro cediera. En toda la Geometría conocida bajo el sol, nadie duda de que yo soy el de más jerarquía.
Como el cilindro es simétrico y tiene una forma hermosa, a veces se cree gran cosa, aunque resulte patético. Además de ser temible, buscabullas y burlón, siempre busca la ocasión de herir al más susceptible.
ESFERA (Dirigiéndose al cilindro).-  Se encuentra agraviado el cono, ofendido y humillado, irritado y enfadado, siendo álgido su encono. Mas deja de tocar la lira y dime lo que pasó y que fue lo que provocó su desaforada ira.
CILINDRO.- Es que al mirar a ese horror, yo, que tengo dos bases, díjele que yo tenía más clase y que era superior. Se mostró desagradable, y, cuando el vértice apoyaba, de razón yo me llenaba por su equilibrio inestable. Y de risa me partía viéndole el vértice apoyado, totalmente desequilibrado y como siempre caía.
ESFERA.- Vértices yo no tengo, ni tampoco tengo bases; os ordeno hacer las paces, por el puesto que detento. Insisto que hagáis las paces, pues siempre debéis recordar que entre nosotros existe un vínculo familiar que es que podemos rodar, cosa que otros no hacen. Y a pesar de la belleza y a pesar de los pesares, los poliedros regulares no hacen esa proeza.
 Nosotros somos artistas, así que poneos contentos, porque somos elementos que no tenemos aristas. Pensad pues en nuestra esencia, nuestra área, nuestro volumen, donde alcanzamos el culmen porque pi hace presencia. Y gracias a que es pi el que nos da noche y día relevancia en Geometría, tenemos gran pedigrí.
Vayámonos los tres juntos al universo euclidiano, pues los tres somos hermanos de un mismo padre presunto. Pi está en nuestro ADN, así que daros la mano, porque ambos sois hermanos, como rezan vuestros genes.
CILINDRO (dirigiéndose al cono).- La esfera me ha convencido. Lamento, en mi vanidad, herirte en tu dignidad y me siento arrepentido.
CONO (respondiendo al cilindro).- Ya no me invade el rencor y mi vértice afilado solo tendré reservado para una ocasión mejor.
ESFERA (dirigiéndose a ambos).- Espero que esta lección, que no es de geometría, os sirva día tras día para que actuéis mejor.
CILINDRO.- En lo que respecta a mí, seguiré en los cigarrillos, para el vulgo los pitillos, día no y día sí. También en las tuberías del sistema colector que tiene tan mal olor al conducir porquería. Así que si os molesto, me tenéis que perdonar y me he de acostumbrar a ser algo más modesto.
CONO.- Hombre, yo dado el caso, tampoco puedo hablar mucho, pues soy como el cucurucho del gorrito del payaso. Y formo la cobertura de los helados humanos que se comen muy ufanos el militar y el cura.
ESFERA.- Dejaos de tonterías, que a mí desde que se inventó el futbol con un balón, me patean todo el día. Y cuando voy a algún bar, me golpean el costado, con ímpetu desaforado, con un taco de billar. Y si llevo vida recta es porque Dios me creó concediéndome el don de ser figura perfecta. (La esfera aumenta su diámetro, hinchándose de orgullo).
CILINDRO.- (Rodando y celoso).- Yo me revuelco de risa. Eres rechoncha y gordita, así que ¿perfecta y bonita?... ¡Menos humos Mona Lisa!
ESFERA.- (Enfadada).- Para humos los que tienes, cuando te chupan humanos en pitillos y en habanos, y a esa humillación te avienes.
CILINDRO.- Eso es lo que tú quisieras. Ya tiene que ser muy raro que alguien fume un cigarro con la forma de una esfera.
CONO.- (Interrumpiendo la discusión).- Yo me marcho y ahí os dejo, que de discusión soy harto, así que sin más me largo y frunciendo el entrecejo.
CILINDRO (Rodando).- ¿Cómo te vas a marchar? ¿No ves que cada vez que ruedas, por mucho girar que puedas, vuelves al mismo lugar?
CONO (Rodando con esfuerzo).- Cilindro, mira que eres felón por mis taras recordar, aunque, muy a mi pesar, he de darte la razón.
ESFERA (dirigiéndose al público, con acento resignado).- Aun cuando te reconcilias, siempre son inevitables disputas desagradables en las mejores familias.
Se van la esfera y el cilindro saliendo de la escena, mientras el cono sigue rodando en círculos pivotando sobre el vértice y permaneciendo en el centro del escenario.
Cae el telón.
José M. Ramos González. Diciembre 2012